Somos un sitio especializado en el espectáculo, turismo y cultura. Escribimos de lo que más nos gusta.

Xoel López regresa a México para musicalizar la FIL Guadalajara

Nota: Rubén Reyna

Fotos: FB Xoel López

 

Recuerdo mi primer acercamiento a la música de Xoel López. Corrían los últimos meses de 2009 y MixUp celebraba una venta especial del catálogo de EMI -en aquel momento la transnacional aun no era una filial de Universal-. Como cualquier muchacho con poco dinero y muchas ganas de llevarse todo me pasé horas buscando algo que de verdad llamara mi atención, hasta que encontré cierto disco que en su portada apuntaba Deluxe como el firmante. Si he de ser honesto yo esperaba algo de Delux, banda icónica de pop punk local que era el sonido que me tenía atrapado en ese momento.

 

Entonces ahí me tienen, un adolescente emocionado por su nueva adquisición esperando escuchar un disco lleno de ritmos rápidos y canciones pegajosas. Imaginen mi cara cuando lo que escuché era un disco totalmente diferente (sí, debió ser un poema). ¿Entienden la lección? Espero que sí, antes de salir a comprar un disco (¿aún compran discos?) ¡Conozcan la discografía del artista!

 

El disco terminó botado durante meses, me molestaba siquiera verlo, hasta que llegó una buena tarde en que el ocio me hizo tomar nuevamente esa cajita. Vaya tarde.

 

¿Por qué escribo esto que parece tan irrelevante? Primera porque soy un nostálgico, segunda porque a veces es así como algunos llegamos al disco que nos cambiará la vida, de manera accidental -o no tanto-.

 

El disco en cuestión era Reconstrucción, sexto -y último-  material bajo el seudónimo Deluxe, proyecto más importante de Xoel hasta ese momento; lleno de temas variados, emotivos y con una sonoridad capaz de enchinar la piel (no has vivido si no has escuchado de Vino y Espejos, Es Verdad o la enorme Pájaros Negros). Pero el éxito alcanzado con dicho proyecto no fue suficiente para mantenerlo atado, decidido a desprenderse de toda carga dejó su hogar en A Coruña en un viaje más que físico, introspectivo.

 

Luego de su arribo a Argentina -país clave para sus futuros proyectos-, un largo ir y venir por todo el continente americano, su eventual regreso a casa y la aventura llamada ‘Xoel López y la Caravana Americana‘ se fue gestando algo enorme dentro de él. Años que pudieran parecer caóticos, pero que resultan más en el redescubrimiento de un hombre con su razón primaria de hacer música, de ser artista.

 

Todo esto termina plasmado en un hermoso disco llamado Atlántico (2012), por primera vez bajo su nombre, Xoel, se encargó de confeccionar canciones que reflejan esa ambivalencia entre España y Latinoamérica, su lejanía y, a la vez, sus puntos de encuentro. A esta especie ‘debut’ de una figura consagrada le han seguido Canciones Paganas (2014) y Paramales (2015), trabajos que hacen gala del talento que Xoel López posee, de sus tiempos, de sus formas.

 

Todo esto que escribo viene a propósito de la próxima visita de Xoel a nuestro país, específicamente a Guadalajara, donde estará tocando como parte de los actos musicales que podremos disfrutar dentro del marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Recordemos que este año la FIL tendrá a España como país invitado, motivo por el cual podremos disfrutar de actos internacionales como el de Vetusta Morla, Dani Martin, Amaral, Leiva, entre otros.

 

Xoel López estará presentándose en el Foro Fil el día 26 de noviembre a partir de las 21 horas, como parte del programa también participará el músico tapatío Siddhartha.

 

Es probable que en medio de la feria, entre tanta gente, alguien, de forma casual, se tope con la música de Xoel López en algo que, se los aseguro, puede ser un maravilloso accidente.