Enrique Bunbury prepara su regreso con Expectativas.

Nota: Rubén Reyna

 

Músico errante, bohemio inquieto, poeta maldito, icono del rock. Tantas formas hay para nombrar a Enrique Bunbury, y aunque sería complicado tratar de encasillarlo tal vez el adjetivo más adecuado para describirle sería: Impredecible. Justo esa sensación es la que deja alrededor de sus recientes anuncios.

 

El primero de ellos, hace unos días, la salida de Bunbury Experimental, libro escrito por Juanjo Ordás que, bajo el cobijo de la editorial Efe Eme, relata los últimos veinte años del artista español (tomando en cuenta su carrera en solitario) y la necesidad de expandir sus horizontes para adentrarse en terrenos experimentales que lo han llevado a desenmarañar su ser en una extensa discografía, incluyendo aventuras como el Radical Sonora o Bushido, por mencionar algunos.

 

El segundo anuncio es la salida de Expectativas, su primer disco de estudio desde Palosanto (2013). El lanzamiento, programado para el 20 de octubre del presente año, estará precedido por la publicación de dos adelantos del disco, Parecemos tontos y La actitud correcta. A este material le seguirá la gira Ex Tour que ya contempla sus primeras fechas a lo largo de España.

 

Habría que recordar que fue justo antes de finalizar la gira de Palosanto que Bunbury dio a conocer su temporal retiro de los escenarios, descanso que no le duró lo suficiente, pues entre Hijos del Pueblo -disco en vivo junto a Andrés Calamaro durante la gira que emprendieron juntos por México- y MTV Unplugged: El Libro de las Mutaciones Bunbury no ha parado realmente.

 

Sí, impredecible, pero justo esa es su zona de confort, lo incierto, a eso tiene habituados a sus seguidores, a esperar lo inesperado en el momento menos pensado. Habrá que esperar este disco, tiempo al tiempo.